Martes 14 de agosto del 2007 | 19:47 Internacionales

Problemas limítrofes casi siempre fueron causa de guerras en América

EFE | BOGOTÁ, Colombia

Las relaciones de vecindad en América, como en la vida cotidiana, están llenas de problemas, algunos de los cuales han terminado incluso en guerras, casi siempre por límites.

La última guerra librada sobre suelo americano, a la que se dio el nombre del Cóndor, por llamarse así una cordillera que se alza en la zona en disputa, fue precisamente por ese motivo y enfrentó a Ecuador y Perú en 1995.

La controversia mas reciente también es por la demarcación de límites y la protagonizan Perú y Chile. El motivo de la discordia es un mapa peruano con cambios en los límites marítimos entre ambas naciones, que el gobierno chileno ha calificado de inaceptable.

La Corte Internacional de La Haya dirá la última palabra.

El caso mas conocido de problema territorial en América es, sin embargo, el de Bolivia, que reclama una salida al Pacífico por Chile, el país que le privó de sus territorios marítimos como vencedor de una guerra de finales del siglo XIX.

El litigio, que tiene a ambos países sin relaciones diplomáticas plenas desde 1978, ha sido incluido por primera vez en la agenda bilateral por los presidentes Michelle Bachelet, de Chile, y Evo Morales, de Bolivia.

Chile y Argentina estuvieron a punto de ir a la guerra en 1978 por la posesión de unas islas en el extremo sur del continente, pero lograron "sanar" sus heridas con la ayuda del Papa Juan Pablo II, y hoy mantienen una fructífera cooperación, incluso en el ámbito de la defensa.

Los uruguayos no tienen problemas territoriales con sus vecinos argentinos, pero sí problemas de comunicación por tierra a causa de las protestas que llevan a cabo en los puentes internacionales los movimientos argentinos que se oponen a la construcción de una planta de celulosa en la orilla "oriental" del río Uruguay.

Una tensión similar viven Ecuador y Colombia. Los ecuatorianos se quejan de la presencia de la guerrilla colombiana en la zona fronteriza, de las fumigaciones con glifosato en las plantaciones de coca y de las incursiones aéreas y terrestres de militares colombianos en su país.

Así mismo, el muro que construye EEUU en la frontera con México para frenar la inmigración ilegal ha sido causa de discordia, sobre todo desde que el gobierno mexicano descubriera en junio que parte de la valla estaba levantada en su territorio.

De la misma manera, la controvertida base naval que EEUU tiene en la bahía de Guantánamo enfrenta al gobierno estadounidense y al de Cuba por el arriendo que paga el primero, en virtud de una enmienda a la Constitución cubana de 1901, y que sólo puede terminarse por acuerdo mutuo o por el abandono del área.

En Centroamérica se destacan las dificultades entre Costa Rica y Nicaragua por los derechos sobre el río San Juan, que aunque es de soberanía nicaraguense permite la navegación de embarcaciones costarricenses con fines comerciales, y las diferencias por los límites marítimos en el Caribe entre Nicaragua y Honduras.

Además, Guatemala reclama, pese a que reconoció la independencia de Belice en 1991, unos 12.700 kilómetros cuadrados de los 22.993 que tiene el territorio beliceño, y El Salvador se disputa con Honduras la posesión de la isla Conejo, ubicada en el Golfo de Fonseca, que nunca ha sido habitada por civiles.

Antes de finalizar el año el Tribunal de La Haya deberá resolver otra crisis en el continente que tiene como protagonistas a Nicaragua y Colombia, y por objeto de deseo al archipiélago de San Andrés y Providencia, uno de los 32 departamentos colombianos.

El argumento de Nicaragua es que el tratado de 1928 que reconoció la soberanía colombiana sobre las islas, cuya área circundante suma 50.000 kilómetros, es inválido porque fue firmado mientras la nación estaba invadida por tropas estadounidenses.

Otro litigio sin resolver tras mas de 50 años es el que sostienen Colombia y Venezuela por la frontera marina y submarina en el Caribe, que en 1987, a causa de un incidente entre sendos navíos de guerra de los dos países, por poco termina en combate.

Venezuela además mantiene un diferendo con Guayana por el territorio de Esequibo, de unos 159.500 kilómetros cuadrados, que se trata de resolver con los buenos oficios del secretario general de la ONU.

Los problemas territoriales de Paraguay con sus vecinos acabaron en dos guerras que son ya parte de la historia, pero aún se recuerdan por la enorme pérdida de vidas humanas que causaron al país: la Guerra del Chaco (1932-1935) contra Bolivia, y la de la Triple Alianza (1864-1870) contra Argentina, Brasil y Uruguay.

En el mapa de conflictos fronterizos americanos, Brasil es una excepción. Tiene límites con Uruguay, Argentina, Paraguay, Bolivia, Perú, Colombia, Venezuela, Guayana, Surinam y la Guayana francesa, pero a lo largo de sus casi 17.000 kilómetros de fronteras terrestres no hay ninguna pendencia.

Internacionales

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.