Miércoles 16 de mayo del 2007 Sucesos

La Ley 103 protege a la familia

El 11 de diciembre de 1995 se promulgó la Ley contra la violencia a la mujer y la familia.

Con esta ley la víctima de este tipo de violencia está facultada a presentar una denuncia ante la autoridad competente (comisarios, intendentes, tenientes políticos, jueces y tribunales de lo Penal) y demandar las medidas de amparo.

La competencia de cada autoridad estará determinada por el lugar donde se cometiere la infracción o el domicilio de la víctima.

Entre las medidas de amparo, señaladas en esta ley y que pueden ser ordenadas por la autoridad competente, constan el de conceder las boletas de auxilio que fueren necesarias a la mujer y demás miembros del núcleo familiar.

Ordenar la salida del agresor de la vivienda si la convivencia implica un riesgo para la seguridad física, psíquica o la libertad sexual de la familiar.

También la autoridad puede imponer que el agresor no se acerque a la agredida en su lugar de trabajo o de estudio o evitar que el agresor o por terceras personas realice actos de persecución o de intimidación a la víctima o a algún familiar.

Los agentes de la oficina en Guayas han ejecutado en lo que va del año 1.791 notificaciones de medidas de amparo y ejecutado 215 órdenes, así como la entrega de 3.390 citaciones a los agresores, 52 recuperaciones de menores y 53 recuperaciones de objetos.

Los profesionales de la Universidad Espíritu Santo brindan ayuda legal y psicológica.
Sucesos

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.