Domingo 21 de enero del 2007 Editorial

Calentamiento global

 
Aun así, debemos hacer el esfuerzo, ya que el agravamiento de las condiciones climáticas en el hemisferio Norte, sobre todo en Europa (donde han perdido la vida varias decenas de personas a consecuencia de la ola de frío y los fuertes vientos) obliga a una reflexión sobre el avance de la crisis social crónica que paulatinamente está provocando el calentamiento global del planeta.

No se trata ya, como algunos creen, de que desaparezcan o no un par de especies de pajaritos o mariposas; o del deshielo de los Andes ecuatorianos (cuyas consecuencias sociales pronto se verán). Lo que está en juego es la vida misma de seres humanos. El huracán Katrina no fue la hambruna de un país desconocido y lejano, sino la devastación de una ciudad importante del país más poderoso de la Tierra. Quizás a algunos les parezca anecdótico y gracioso que en las playas de Malibú caiga nieve o que en California haya que usar abrigos gruesos; pero si se lo ve bien, son síntomas de nuevos Katrinas, que azotarán aquí y allá, se preparan.

Uno puede escoger darle la espalda a esta realidad, o esconder la cabeza en la tierra como dicen que hace el avestruz. Con eso lo único que se conseguirá es añadir más gasolina al fuego de tormentas, nevadas, huracanes y caos que nos amenaza.
 

Editorial

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.