Domingo 20 de agosto del 2006 El Gran Guayaquil

El H. del Niño reconstruirá los párpados a 40 personas

Desde mañana, dentro de la tercera campaña que se realiza en el hospital Francisco de Ycaza Bustamante, a más de los niños, varios adultos también serán beneficiados con las cirugías.

La ptosis palpebral (párpados caídos), al igual que el labio leporino, malformación de orejas, manos y pies, es una enfermedad congénita que se puede corregir por medio de las cirugías reconstructivas.

En la tercera campaña que se inicia desde mañana en el hospital Francisco de Ycaza Bustamante, cuarenta personas serán beneficiadas con las operaciones que realizará un equipo de cirujanos plásticos reconstructivos.

Según Ricardo Vargas Díaz, líder del Servicio de Cirugía Plástica, la edad en que se puede corregir este mal es a partir de los cuatro años.

Esta malformación, que se puede presentar en un solo ojo o en ambos, puede ocasionar problemas oculares como la ceguera o el estrabismo, según el especialista.

Manifiesta que el 70% de los nacimientos con ptosis palpebral se atribuyen a un mal congénito, mientras que el  30%  restante es adquirida.

Dentro de las causas más frecuentes para que personas padezcan del mal de forma adquirida están las tumoraciones del párpado o las cerebrales, por accidentes o traumatismos.

Vargas expresa que a nivel nacional el hospital Francisco de Ycaza Bustamante es el único que emprende campañas de este tipo de patologías. Se iniciaron en el  2004, cuando operaron a  37 pacientes.

En el  2005, 44 personas gozaron de este beneficio y este año lo harán  40.

El  75% de los operados corresponde a ptosis congénitas unilaterales (un solo ojo) y el 25% son bilaterales (ambos ojos).

La operación
Cada cirugía toma entre  20 minutos y media hora. El objetivo, según Vargas, es hacer funcionar el músculo elevador del párpado, que muchas veces tiene una función nula, como el caso de  17 pacientes valorados.

A estas personas, por tener el músculo inmóvil, se les hará una microcirugía en la parte externa de la pierna para extraerles una porción de fascia lata (tendón  que mide  8 mm de ancho por  15 cm de largo), que será colocado en el párpado para que cumpla la función de elevador.

Los niños permanecerán  24 horas  hospitalizados después de la cirugía.

CIRUGÍA

IMPLANTE
En las dos campañas anteriores, el  60% de los pacientes presentaron un problema nulo en el músculo elevador, por lo que se les implantó las fascia lata (una porción de tendón de la pierna), según Ricardo Vargas, cirujano plástico.

INCISIONES
A los pacientes se les hacen cinco incisiones, de dos a tres milímetros cada una. De estas, dos son en el párpado superior y tres en la frente (a la altura de la ceja).

LA PTOSIS
Es una anormalidad aislada y generalmente indica una alteración de la función del complejo retractor del párpado superior (músculo elevador del párpado superior).

REHABILITACIÓN
Después de dos meses de rehabilitación el paciente verá los resultados de la operación.

El Gran Guayaquil

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.