Domingo 06 de agosto del 2006 Internacionales

Nuevo gabinete de Álvaro Uribe tiene un perfil más alto

BOGOTÁ | Felipe Guillén, para EL UNIVERSO

http://src.eluniverso.com/2006/08/06/0001/14/files/128378-3037-f2500.jpg

BOGOTÁ.– El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, en un discurso de cierre de campaña el pasado 19 de mayo. El Mandatario iniciará mañana su segundo periodo presidencial en medio de una intensa campaña de ataques de la guerrilla.

El Presidente colombiano iniciará mañana su segundo periodo presidencial con una popularidad sin precedentes en la historia de Colombia, que bordea el 70%, según las encuestas.

Con un respaldo sin precedentes de más de 7 millones de sufragios y estrenando la Ley de Reelección Inmediata, el presidente Álvaro Uribe Vélez se prepara para asumir mañana, con un renovado equipo de gobierno, su segundo mandato.

Lo hace en medio de amenazas de grupos terroristas y con un ambiente de expectativa sobre los cambios que ya fueron anticipados en su discurso de la victoria del pasado 28 de mayo.

Analistas prevén que aunque mantendrá el mismo estilo de gobierno, Uribe introducirá ajustes en una política de continuidad dinámica, en la que hay signos evidentes de cambio en sus relaciones con el Ejecutivo, el Legislativo, el Poder Judicial y  los medios de comunicación.

En el Ejecutivo ya se anticipó el cambio con la integración de un nuevo gabinete en el que se reflejan las nuevas fuerzas políticas.

Así, sobresalen nombres como el de ministro de Defensa Nacional, Juan Manuel Santos, ex presidente del Partido de la U; el ministro de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, Juan Lozano, del partido Cambio Radical; y  el ministro del Interior y Justicia, Carlos Holguín Sardi, ex presidente del Partido Conservador y padre del embajador de Colombia en Ecuador, Carlos Holguín Molina.

Estos fueron  tres de los movimientos que respaldaron la candidatura de Uribe y que obtuvieron la mayor votación para el Parlamento.

Ellos le darán mayor gobernabilidad al Mandatario, pero también serán un  control por la fuerza que representan.

“Estos movimientos reflejan que hay cuotas y que se está construyendo una coalición de gobierno con miras a lo que será el nuevo estilo de trabajo en el Congreso donde se negociará a nivel de partido y no de manera individual con cada uno de los parlamentarios como se venía haciendo”, manifestó el  analista político Fernando Cepeda Ulloa.

Los otros nuevos funcionarios que se identifican más como un equipo técnico que político, son la canciller María Consuelo Araujo Noguera,   reemplazada en el  Ministerio de Cultura por Elvira Cuervo de Jaramillo; Hernán Martínez en el Ministerio de Minas y Energía; y María del Rosario Guerra en el Ministerio de Comunicaciones. 

Con peso político
El semanario El Espectador, en uno de sus  recientes editoriales, afirmó que las variaciones dejan entrever diferencias frente al equipo de gobierno durante el primer cuatrienio, en especial en la representación política y el peso de los ministros.

“Se ha elevado el perfil, pasando de los ministros ‘sí, señor’ del primer periodo, a otros más activos en el diseño de las políticas de largo plazo que requiere cada sector.

Armando Estrada, ex ministro de Estado y profesor de la Universidad Pontificia Bolivariana, afirmó en Un periódico,  diario electrónico de la Universidad Nacional de Colombia, en julio pasado, que los nombres que integran el nuevo gabinete “tienen peso político, lo que demuestra que  Uribe no gobernará con personas salidas del círculo de amigos cercanos”.

Incluso dos de ellos, Holguín y Santos, son posibles futuros postulantes presidenciales.

Agregó que con estos nombramientos Uribe fortalece sus respaldos.
“Son ministros con recorrido, formación académica, liderazgo en sus grupos y reconocimiento político. Con ministros de este perfil el gobierno gana. Pero como nombró jefes tendrá que darles ese trato.
Serán ministros protagónicos, no tan dóciles como los anteriores”.

 

 

 

Internacionales

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.