Miércoles 22 de junio del 2005 Sucesos

Multas y prisión por ofensas

Redactora | Margarita Neira Morán

En el numeral 8 del art. 23 de la Constitución Política del Ecuador se contempla el derecho civil a la honra, a la buena reputación y a la intimidad personal y familiar. La ley protege el nombre, la imagen y la voz de la persona.

Cualquier persona que le diga a otra ladrona, sinvergüenza, vaga, tramposa, o que le tire de los cabellos, le dé un puntapié o bofetada, comete un delito y por ello puede ir a la cárcel.

El Código Penal ecuatoriano lo contempla claramente en el capítulo de los delitos contra la honra, en donde se sanciona la injuria con multa y prisión que va desde los dos días hasta los tres años, según las circunstancias.

La honra y la buena reputación son derechos civiles consagrados, en primer lugar, por la Constitución Política, en su artículo 23, numeral 8.

Según esta norma, es el Estado el que debe proteger al individuo, estableciendo la infracción y la respectiva sanción para el autor.

Pero las penas por aplicarse se encuentran en la ley penal, que divide la injuria en calumniosa y no calumniosa.

Según este cuerpo legal, la injuria calumniosa consiste en imputarle falsamente a una persona un delito: “Tú asesinaste a... o robaste el carro de...”.

La no calumniosa consiste en toda expresión proferida en descrédito, deshonra o menosprecio de otra persona, o en cualquier acción ejecutada con el mismo objeto. Se divide en graves o leves.

El artículo 490 del Código Penal señala como graves la imputación de un vicio o falta de moralidad, cuyas consecuencias pueden perjudicar considerablemente la fama, crédito o los intereses del agraviado.

Como ejemplo se citan las expresiones “ladrón, sinvergüenza, vago”, entre otras.

También constan las que por su naturaleza, ocasión o circunstancia fueren consideradas en el concepto público por afrentosas.

Se enumeran además las bofetadas, puntapiés u otros ultrajes de obra.

Infracciones
La injuria no calumniosa leve es cuando alguien atribuye a otro hechos, apodos o defectos físicos o morales, que no comprometan la honra del injuriado.

En este marco entran las palabras: desmuelado, narizón, cojo, trompudo, etcétera.

El abogado Francisco Ticina explica que las injurias no calumniosas leves se sancionan como contravenciones de tercera clase, que lo estipula el artículo 606 del Código Penal en su numeral 15.

La sanción en este caso es de 7 a 14 dólares de multa y prisión de 2 a 4 días.

El profesional aclara que las contravenciones se denuncian directamente ante el comisario o el intendente de Policía, funcionarios que se encargan de aplicar la pena correspondiente.

Ticina agrega que las injurias no calumniosas graves también pueden denunciarse como contravención ante un comisario o intendente, sin perjuicio de la acción que se le presente a un juez penal.

Ello está amparado en el artículo 607 del Código Penal, que establece una pena de 14 a 28 dólares de multa o de 5 a 7 días de prisión, a “todos los que ultrajaren de obra a una persona con bofetadas, puntapiés, empellones, foetazos, piedras, palos, o de cualquier otro modo, pero sin ocasionarle enfermedad o lesión, ni imposibilitarle para el trabajo”.

“Este artículo le da a la persona ofendida la posibilidad de escoger el tipo de acción que desee plantear, ya sea ante una autoridad policial o un juzgado penal, dependiendo de qué sanción desee”, indica Francisco Ticina.

2004
En los juzgados penales de la Corte Superior de Justicia se registraron 429 denuncias de injurias, de las cuales 393 son calumniosas, 31 corresponden a las no calumniosas graves y cinco a las leves.

2005
En este año se plantearon 189 denuncias por injurias calumniosas. De este número 172 pertenecen a las calumniosas y 17 a las no calumniosas graves. No se registran leves.


PROCEDIMIENTO

ACUSACIÓN PARTICULAR
Se la presenta al juez penal competente, quien hace el reconocimiento. Si no reúne los requisitos dispondrá que el acusador la complete en tres días. Si no lo hace se tendrá como no propuesta, o en su defecto, de conseguirlo, se la tramita.

CITACIÓN
Al demandado se lo cita personalmente, por medio de tres boletas o por la prensa.

AUDIENCIA DE CONCILIACIÓN
Si no hay acuerdo se abre la causa a prueba, por 15 días. La formalización de la acusación particular se la hace en tres días. El demandado tiene tres días más para contestar.

SENTENCIA
El juez en providencia tiene que declarar la conclusión del termino de prueba. Posteriormente, luego de la contestación del acusado, se dicta la sentencia, la cual puede ser apelada.

Sucesos

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.