Martes 18 de enero del 2005 El País

Luego de la firma del noveno contrato colectivo, salubristas culminaron paro

14 mil trabajadores de la salud en todo el país plegaron ayer a la medida, que se suspendió en la noche.

“Solo entran los macheteados, baleados y heridos”, fue la respuesta tajante de un conserje del hospital Guayaquil (suburbio) a Elisa Morán, de 64 años, quien le rogaba le permitiese entrar para ser atendida, según dijo, de una dolencia en los riñones.

En vano fueron sus súplicas y el viaje que desde su casa situada en la parroquia Los Lojas, del cantón Daule, realizó esta ciudadana para buscar asistencia médica, debido al paro de los trabajadores de la salud que iniciaron a las 07h00 de ayer para exigir al Gobierno la firma del noveno contrato colectivo, por lo que a las 11h00 se resignó a volver a casa sin lograr su propósito.

Similar situación vivieron decenas de ciudadanos en el hospital materno-infantil del Guasmo y de niños Francisco de Ycaza Bustamante de esta ciudad, pues la medida contemplaba la suspensión de la atención en consulta externa y áreas administrativas.

Los empleados del hospital Francisco de Ycaza Bustamante se tomaron desde las 08h00 hasta las 09h00 la Av. Quito.

Susana Flores, secretaria general del Sindicato Único de Trabajadores de la Salud del Guayas, indicó que la medida se iba a mantener hasta que se firme el contrato, lo que debió cumplirse en julio del 2004, o en su defecto, haya una prórroga del octavo contrato colectivo para no perder los beneficios alcanzados.

Aseguró que se atendería solo lo que es emergencia y hospitalización.

En Quito
Los pacientes de consulta externa del hospital Eugenio Espejo se encontraron ayer con las puertas cerradas y un cartel que anunciaba el inicio de la paralización de los empleados de la salud. “Nos vimos forzados al paro. Disculpen los inconvenientes”, expresaba el comunicado pegado en la pared del hospital.

A Nancy Morocho, de 40 años, las excusas no le bastaron para dejar a un lado la angustia, porque en esta semana debía someterse a una cirugía de reconstrucción del ojo derecho y tenía cita para ayer.

En el resto del país

PORTOVIEJO
En todas las dependencias del Ministerio de Salud de Manabí se suspendieron las operaciones programadas y la consulta especializada. Solo se atendió en las áreas de emergencia.

Nancy Núñez, dirigente de los trabajadores del hospital Verdi Cevallos,  de Portoviejo, señaló que pese a que durante todo el año pasado se negoció la firma de este contrato, en días pasados habían recibido una comunicación del Ministerio de Finanzas en la cual se indicaba que era necesario anular 20 cláusulas que anteriormente fueron aceptadas por el Gobierno, lo que causó malestar en la dirigencia nacional.

En el hospital Verdi Cevallos hay 290 trabajadores, mientras que en la provincia son 1.400.

BABAHOYO
Los trabajadores de la Dirección Provincial de Salud de Los Ríos, así como de los hospitales, centros y subcentros de Los Ríos, iniciaron ayer un paro de actividades para reclamar la firma del noveno contrato colectivo, rechazar el despido masivo de los empleados y trabajadores, así como de municipalizar la salud.

Daniel Gómez, empleado de la Dirección de Salud, dijo que la medida se la adopta para hacer recapacitar al Gobierno de que cumpla con los trabajadores con la firma del contrato colectivo .
Aseguró que mientras duraba la protesta, las puertas de las casas de salud de la provincia iban a permanecer cerradas para la atención el público y solo se  recibirían las emergencias.

MACHALA
Los 300 trabajadores del sindicato de obreros del Hospital Teófilo Dávila (HTD) plegaron ayer  a la paralización nacional.

Los obreros sesionaron en la mañana en su sede en el Sindicato y la atención en consulta externa se dio en forma restringida. Estaba previsto que solo se atienda en el área de emergencia.

Segundo Vásquez, secretario general del sindicato del HTD, indicó que hace más de un año se firmó entre la dirigencia nacional y el Gobierno un acta transaccional para firmar el noveno contrato colectivo, pero esto no se había cumplido y que el ministerio quería firmar un contrato que eliminara las cláusulas de beneficios económicos para los obreros.

ESMERALDAS
El paro de los trabajadores de la salud se cumplió en Esmeraldas tal como fue anunciado por la dirigencia nacional. Ayer se suspendió la atención al público en la sala de consulta externa del hospital Delfina Torres de Concha, el más grande de la provincia.

La medida provocó molestias y quejas de decenas de personas que acudieron a la unidad de salud y debieron regresar a sus casas, algunas situadas en zonas periféricas y de otros cantones.

Las puertas de acceso permanecieron cerradas y solo se atendieron emergencias, dijo Guillermo Godoy, secretario general de los trabajadores. Tampoco hubo atención en los centros y subcentros de salud de la provincia.

El País

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.