Domingo 20 de junio del 2004 Economía

Las fábricas de margarinas compiten por más mercado

Redactor | Jorge Villón

Las ventas nacionales en el sector de aceites y margarinas superan los $ 200 millones, según datos estimados de los fabricantes ecuatorianos.

Adicionalmente a  la oferta de más de 1.000 toneladas de margarinas que se fabrican cada mes  en el país, los tres fabricantes o distribuidores principales (Unilever, Danec y La Fabril) han comenzado a deslizar nuevas propuestas para captar el mercado.

A la búsqueda de un nuevo espacio en las perchas de tiendas y supermercados entró en primera instancia La Fabril, que bajo su renovada marca Klar trata de recuperar el terreno que tuvo cuando apareció a finales de la década del 60, cuando era propiedad de Oleica.

Nicolás Landázuri, director de mercado de La Fabril, habla de inversiones realizadas para crear una nueva formulación (sabor), envase (presentación) y aditivos (vitaminas) del producto.

Esta factoría reconoce que necesita ganar un espacio mayor en el mercado de las margarinas. Estudios de la firma Ipsa posicionan a La Fabril con un margen del 2,1% en las ventas de margarinas.

Pero hay una particularidad para este productor: maquila (procesa) para la multinacional Unilever Andina dos de las margarinas que, según estudios de mercadeo, son las más vendidas (Bonella y Dorina) en un sector que rinde más de 200 millones de dólares (sumando ventas de aceite), según los fabricantes.

A inicios de este mes, Unilever introdujo su nueva producción en la línea de margarinas. Redujo calorías en la marca Bonella y lanzó su versión light.

En esta carrera competitiva también el fabricante Danec S.A., cuya planta está en la región interandina, busca opciones con su producción de Regia Ligth, cero colesterol, en la presentación de 500 gramos.

Envases
La presentación es uno de los cambios que en estos últimos años ha tenido el negocio, especialmente, en este trimestre donde las ventas registran un crecimiento del 6%, refiere la consultora Ipsa.

Carlos Centeno, propietario de una despensa del norte de Guayaquil, dice que observa una evolución en la presentación de las margarinas. “Hace poco solo se conocía del tarro, pero ahora las fábricas hacen envases como reposteros y las funditas (sachet) que también tienen acogida”.

Actualmente más del 80% de las ventas se concreta a través de los envases tradicionales, aunque el tipo sachet  cosecha sus preferencias en cerca del 12%. Landázuri indica que aún hay espacio y consumidores para llegar a crecer en este negocio de margarinas que “es competitivo por tener materia prima local (palma)”.

Economía

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.