BANNER 728 x 90
BANNER 233 x 90
Domingo 09 de mayo del 2004 Destino

Bucay, una estación para los que buscan aventuras

Fotos: Cortesía Hostería Luis Antonio | Texto: Sheyla Mosquera

http://src.eluniverso.com//2004/05/09/0001/812/files/09may%5Fbucay2500.jpg

Paseo en autoferro desde Bucay hacia Huigra.

Cuando las diversas y excesivas actividades citadinas causan estrés y necesita despejar su mente y sentirse relajado, lo mejor que puede hacer es cerrar su portafolio y planificar una aventura para ir en busca de hermosos paisajes, de experiencias riesgosas o del simple reposo en una hostería.

Un sitio ideal para cumplir ese deseo es el cantón General Antonio Elizalde, situado en el extremo Este de la provincia del Guayas, mejor conocido como Bucay.

Conocido no solo por ser la tierra natal de la famosa Lorena Bobbit y de la cantante Silvana Ibarra, sino porque hace tres meses sirvió como uno de los escenarios de la telenovela ecuatoriana Yo vendo unos ojos negros, producida por Ecuavisa  y protagonizada por Khotán Fernández (mexicano) y Giovanna Andrade (ecuatoriana).

Bucay fue escogido “porque desde aquí, y como arte de magia, se puede estar en pocos minutos en cinco provincias distintas para realizar varias actividades recreativas”, asegura Roberto Bustamante, jefe del departamento de Turismo del Municipio General Antonio Elizalde y quien coordinó junto con el canal de televisión cuáles serían los diferentes escenarios naturales que se filmarían.

Para tener una idea del lugar, con solo cruzar un puente se puede desayunar en el cantón Cumandá, de la provincia del Chimborazo. Lo único que divide a las dos poblaciones es el correntoso río Chimbo, en el que se puede practicar rafting. Ahora, si quiere respirar y sentir una deliciosa brisa puede ir a Santa Rosa, en la provincia de Bolívar, que está a un kilómetro. O si prefiere tomar un baño en un río menos correntoso, a 20 minutos está el San Antonio en el recinto Matilde Ester, en la provincia de Los Ríos.
Y si lo que busca es hacer Ecoturismo, a 15 km en la provincia de Cañar está la hostería Luis Antonio. Aquí fue el sitio donde se hospedaron en dos etapas de 15 días, todos los actores nacionales y extranjeros de la mencionada novela.  Entre ellos la ecuatoriana Toty Rodríguez y los venezolanos Henry Soto y Mariela Alcalá, entre otros.  ¿Por qué no durmieron en Bucay? Sencillamente, porque los tres hoteles que hay no cuentan con la suficiente infraestructura y comodidad para brindar al visitante una agradable estadía, según Bustamante.

Pero, lo que sí pueden hacer los turistas en pleno centro de Bucay es comer el delicioso hornado de chancho que vende Ana Guamán, una mujer bajita y trigueña de rasgos indígenas, desde las 08h30 hasta las 11h00 a $ 1. Nadar en la refrescante represa Agua Clara que baja de la cordillera occidental. O subirse al autoferro en dirección a Huigra. Sale todos los sábados y domingos a las 11h00 y cuesta $ 3.

Hostería Luis Antonio
No es difícil emprender el viaje hacia la verdadera diversión y el reposo. Todo depende de lo que el turista quiere hacer. La hostería Luis Antonio está rodeada de cristalinas aguas de manantiales y cascadas, de un exquisito verdor de las montañas y de un clima húmedo que puede variar.

A 500 metros se puede ver y escuchar cómo la fuerza del agua del río Chanchán choca con sus innumerables rocas y piedras. Es un sonido que invita a meditar o acostarse en alguna de las hamacas de la hostería, para cerrar los ojos y dormir y por qué no, para soñar.

Desde este lugar se puede ir a dos destinos. Si es a cabalgar y a recorrer la montaña está Ventura, que pertenece a la provincia del Cañar. Allí, con suerte observará animales silvestres como guatusas, ardillas y hasta cerdos salvajes.

Pero, si no es lo que espera ver, su destino podría ser la cascada del Manto, situada a 4 km de la hostería. Se puede ir a pie o empujando un carro de mano cuesta arriba sobre la línea férrea, para luego al final bajar en él a gran velocidad como una montaña rusa. O también puede avanzar en su carro de doble transmisión hasta el recinto Naranjapata, un pequeño poblado de 30 personas, y caminar media hora hasta la cascada.

Sabrá que el Manto, de 28 metros de altura, está cerca porque escuchará su estruendoso sonido. Momento justo para descender por una pendiente de 5 metros con ayuda de una cuerda, para luego ascender a un riachuelo con muchísimas piedras un tanto resbalosas. Pero el esfuerzo de llegar vale la pena, porque acariciar el agua helada del Manto y sentir la intensa brisa es posiblemente como estar en el paraíso, donde los problemas se olvidan y las enfermedades se curan.

Otro lugar que debe conocer, es la reserva ecológica Chilicay, que se dedica a dar protección a especies animales y vegetales y, obviamente, se prohíbe cazar o cortar árboles.

Todo este paseo lo brinda la hostería a $ 30 diarios por persona. Incluye alimentación, hospedaje, piscina, hidromasaje, chuzón de frutas y parrilladas, previa planificación.

Agroturismo en Casa de Piedra
Para los amantes de la agricultura, de la excursión y de los deportes extremos, a 6 km de Bucay está Casa de Piedra, en la provincia del Guayas. Una pequeña hostería ecológica, rodeada de un clima templado y una variedad de orquídeas, anturios o bromelias, con capacidad para hospedar a 18 personas y a 40 si quieren acampar. Cuenta con cinco guías que lo llevarán al lugar que elija.

Al pie del sitio está el bosque húmedo La Esperanza donde hay 18 cascadas, que miden entre 8 y 60 metros de altura, y donde los turistas practican deportes de aventura y alto riesgo como rapel (descenso a caída libre o siguiendo la pared o el cauce de la cascada), cannoning (cruce de un extremo a otro en quebradas sobre los árboles). O caminatas, cabalgatas, campamento o camping (como suelen decir) en las montañas o en las partes altas de las elevaciones.

De ahí también se puede partir hacia Fortuna Alta, al pie de las montañas de Changuil, entre la provincia del Guayas, Bolívar y Los Ríos. Solo irán quienes no le tienen miedo a entrar a un bosque primario (virgen), donde abundan las mariposas y aún habita el puma americano y una gran variedad de culebras X como la rabihueso o la bejuquilla.

Todo esto se lo puede disfrutar solo previa reservación y el costo varía de acuerdo con la actividad que escoja el cliente. Por ejemplo: una caminata, $ 15; un rapel, $ 25; o tres o cuatro días donde se incluyen todos los deportes, alimentación y hospedaje entre $ 120 y $ 150 por persona.

Búfalos y rico queso
Si su aventura es andar a caballo, ver búfalos, tomar leche fresca u oler el verdadero campo, en un clima templado, el lugar preciso para ello es la hacienda La Victoria, a 15 km de Bucay, vía a Naranjito.

Se sorprenderá cuando se meta a un corral y camine en medio de las vacas lecheras que serán ordeñadas mecánicamente. Son tan educadas que hacen fila para que les saquen la leche. Producen entre 17 y 20 litros al día, en dos jornadas, a partir de las 04h00 y 15h00. Horas en que los vaqueros venden cada litro a 20 centavos.

También puede fotografiar a los búfalos, pero con mucho cuidado porque no son tan educados como las vacas. O cabalgar, generalmente cada vaquero se hace cargo de cinco caballos. Y si hambre sintió, podrá comer arroz con carne y patacones, queso o jugos de frutas naturales. Todo esto por $ 25 por persona mediante reservación.

Y si quiere disfrutar más, vaya al pueblo la Lolita a 6 km de Bucay donde cada 11 de noviembre se celebra la gran feria campesina alrededor del pequeño parque y del lago artificial.

Contactos: Para visitar Casa de Piedra, la hacienda La Victoria y el pueblo La Lolita, llamar a Roberto Bustamante, jefe de Turismo del cantón General Antonio Elizalde a los telfs.: 09-998-8206 / (04) 272-7525. En la hostería San Antonio, a Víctor García. Telfs.: (07) 283-5730 / (07) 283-9989 / 09-974-5179 / 09-975-2180.

Destino

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.