Martes 14 de octubre del 2003 Deportes

Críticas de los hinchas de Emelec por goleada

Redactora | Marcia Barzola Castro

http://src.eluniverso.com/2003/10/14/0001/15/files/emelec-estadio-derrota10250.jpg

QUITO.– Moisés Candelario (atrás) y Rorys Aragón muestran el desconsuelo de perder por goleada (7-0) ante El Nacional.

Después de perder 7-0 ante El Nacional, los azules se reúnen hoy.

Daniel Viteri Vinces fue uno de los pocos integrantes de Emelec que ayer aceptó dialogar con la prensa. El golero del bicampeón, que el domingo pasado recibió siete goles de El Nacional, no había podido dormir toda la noche y su voz denotaba mucha tristeza.

¿Qué le pasó al bicampeón? Ni él mismo encontraba una explicación concreta. Solo contó que antes del partido, realizado en Quito, el equipo estaba tranquilo. Es más, pese a que al término de la primera etapa los azules perdían (0-2), la motivación no se había escapado de los jugadores.

Pero al final, la historia cambió. Cuando volvieron al camerino, con siete goles en contra, nadie dijo nada. Todos, incluso el técnico Julio Assad, permanecieron en silencio. El Turco, que después de perder ante Liga de Quito en el estadio Capwell, había dicho que confiaba en que –ya sin presión– el equipo iba a tener un buen rendimiento, se había equivocado. Sus hombres volvieron a caer en los errores.

“Dimos mucha ventaja”, dijo decepcionado Viteri. Ventaja, porque Emelec había jugado sin cinco titulares: Triviño, Cabrol, Hidalgo, Juárez y Netto, todos por suspensión. Este último fue criticado porque, después de perder frente a los albos, se quedó en la cancha para reclamarle al árbitro y lo sancionaron con dos fechas.

Con esas ausencias la falta de un plantel competitivo fue notoria el domingo anterior. En la cancha del estadio Atahualpa nadie funcionó. Ni los jóvenes, ni los experimentados, ni Rey, que tanto había reclamado el puesto de titular en la zaga.

Viteri salvó unas cinco oportunidades de gol de los militares sino la historia hubiera sido más amarga. El portero eléctrico confesó que, cuando perdían 0-3, confiaban en remontar el marcador, pero en el quinto gol ya los ánimos se bajaron del todo. Muchos, o casi todos, solo querían que el partido termine.

Todo eso se debe a que Emelec no tiene el suficiente plantel para vivir experiencias como la de no contar con casi medio equipo titular.

GOLEADAS
Dentro de las derrotas por goleadas que ha sufrido el bicampeón ecuatoriano de fútbol, Emelec, en los últimos 5 años están las siguientes:

27.12.1998
Quito, estadio Casa Blanca, Liga de Quito 7, Emelec 0, final del campeonato nacional.

29.08.1999
Quito, estadio de Chillogallo, Aucas 7, Emelec 0.

17.05.2001
 Buenos Aires, estadio Monumental, River Plate 5, Emelec 0. Partido por la Copa Libertadores de América.

18.11.2001
Quito, estadio Atahualpa. El Nacional 6, Emelec 0.

25.02.2003
Guayaquil, estadio Capwell. Emelec 0, Deportivo Cali 4.

18.03.2003
Guayaquil, Modelo   Emelec 1, Libertad 5. Por la Libertadores.

AZULES
AUGUSTO POROSO
No jugué en Quito, porque tenía un problema estomacal, pero estoy mal por perder así, con una goleada. Un equipo tan grande como Emelec no debe recibir tantos goles. Como hincha y capitán del equipo, no quería salir de mi casa y me da pena por la hinchada. Ellos nos han apoyado y nosotros les hemos fallado. Incluso mi hijo mayor (Jair) no lo podía creer. Personalmente, no he podido dormir. Igual, la liguilla comienza con 0. Ahora hay que luchar y trabajar para la final. Confío en que nos recuperaremos porque en el elenco hay con qué. Además, sé que no es un problema con el técnico. Él ha dado lo que más puede.

EFRAÍN PAREDES
En la parte médica sé que no existe ningún problema. Al momento en Emelec no hay lesionados, ni tampoco he visto crisis en el aspecto sicológico. Menos aún en la alimentación ni hidratación. Es más, en lo fisiológico todo está normal. Sé y confío que la experiencia vivida el domingo en Quito no se volverá a repetir. El equipo se equivocó y solo queda rectificar. Antes de ir a Quito todo era normal.
Incluso cuando íbamos perdiendo 0-2, al término del primer tiempo, el profesor hizo los correctivos adecuados, pero de allí no sabemos qué pasó. Pero los de la parte médica, directiva y técnica no pateamos la pelota.

DANIEL VITERI
Dimos mucha ventaja. La mayoría de nuestros jugadores eran jóvenes. Todos sabemos que en Emelec no hay mucha banca. Y, en muchas ocasiones, el futbolista joven no está listo para defender a un equipo grande, como es el bicampeón del fútbol ecuatoriano. Es una ventaja grande, pero no hay más en el equipo. Y en Quito es riesgoso jugar así. El Nacional estaba con todos sus titulares. Ahora sé que todos estamos en un momento crítico. Yo no he podido dormir y sigo pensando en lo mismo. Pero sé que no puedo enfrascarme en esto, porque viene una liguilla final. Hay que sacar fuerzas de todo tipo: anímicas y físicas también.
 



Deportes

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.