Domingo 08 de septiembre del 2002 | 17:53 Deportes

Yugoslavia ganó a Argentina y es pentacampeón mundial de baloncesto

REUTERS | INDIANÁPOLIS, EE.UU.

La selección de baloncesto masculino de Yugoslavia revalidó el domingo su título mundial, al vencer a un corajudo equipo argentino por 84-77 en tiempo adicional en la final del XIV campeonato de este deporte, disputado en la ciudad estadounidense de Indianápolis.

El pentacampeonato mundial para los yugoslavos fue posible gracias a la extraordinaria labor de Dejan Bodiroga, quien anotó 14 puntos en el último cuarto para borrar una desventaja de 10 tantos y lograr el empate 75-75 que los llevó al tiempo suplementario.

Los mejores anotadores del partido fueron Fabricio Oberto con28 puntos y 10 rebotes para Argentina y Bodiroga con 27 y Peja Stojakovic con 25 tantos para los yugoslavos. Argentina, que fue campeón mundial en el primer torneo en 1950, perdió sólo en la final, mientras que Yugoslavia, que ganó los títulos en 1970, 1978, 1990 y 1998, había caído ante España y Puerto Rico.

Los tres anteriores partidos entre ambos los había ganado Yugoslavia, incluido el último en cuartos de final del Mundial de 1998 por 70-62.

Los argentinos comenzaron bien trabajando con efectividad bajo los tableros tanto en la ofensiva como en la defensiva gracias a Oberto y Rubén Wolkowyski y en la mitad del primer cuarto llegaron a estar delante por cuatro tantos 10-6.

Ese primer parcial fue muy parejo, aunque al final los "yugos" lograron aprovechar algunas imprecisiones de los sudamericanos para transformarlas en puntos y terminar delante 24-19.

No obstante, cuando parecía que los europeos iban a tomar control del partido al iniciarse el segundo cuarto, los argentinos aprovecharon un buen momento para irse de nuevo delante 29-27.

El partido continuó muy disputado y los yugoslavos lograron irse de nuevo al frente por 34-32 gracias a a que los árbitros decretaron falta personal y falta técnica a Alejandro Montecchia, en una jugada discutida que dañó al argentino pues acumuló cuatro faltas y lo puso al borde de salir del juego si cometía una más.

Sin embargo, el espíritu argentino no decayó y con una canasta de Rubén Palladino y un triple de Wolkowyski lograron irse al descanso solo dos puntos debajo de sus rivales que ganaban 41-39.

Al iniciarse la segunda parte, Argentina regresó a la cancha muy agresiva y gracias al buen juego de Oberto, quien incluso anotó tres veces bajo los tableros burlando la defensa rival, y Wolkowyski se puso delante por 10 puntos (53-43).

El entrenador argentino Rubén Magnano decidió enviar a la cancha, poco antes de terminar el tercer cuarto, a su astro Emanuel "Manu" Ginóbili, quien sufrió una torcedura en su tobillo derecho en el partido de semifinales ante Alemania.

Magnano quería dar un impulso moral a sus discípulos en los momentos en que los yugoslavos se acercaron en el marcador a sólo cinco puntos (57-52), al terminar el tercer cuarto.

No obstante, la experiencia de los yugoslavos se impuso en el último cuarto, donde aparte de algunas jugadas que aparentemente pudieron perjudicar a los argentinos, los campeones demostraron su valía en los momentos decisivos.

En el tiempo adicional, de nuevo Bodiroga y Stojakovic fueron verdugos de los argentinos que bastante agotados no pudieron impedir que sus rivales anotaran las canastas decisivas.

Argentina puso fin en este torneo a la racha victoriosa de 58 partidos de los "Equipos de Ensueño" de Estados Unidos, integrados por astros de la NBA, con su triunfo en octavos de final, mientras Yugoslavia había dejado a los norteamericanos fuera de la lucha por las medallas.

En el partido por la medalla de bronce, Alemania venció a la sorprendente Nueva Zelanda por 117-95 con 29 puntos de su astro de la NBA, Dirk Nowitzki.

Esta fue la primera medalla alcanzada por Alemania en Mundial.

Además de Nowitzki, el jugador de origen nigeriano Ademola Okulaja añadió 21 puntos. Por Nueva Zelanda se destacó de nuevo su estelar Phil Jones, con 26 unidades.

Deportes

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.