BANNER 728 x 90
BANNER 233 x 90
Domingo 25 de agosto del 2002 Especial

El hombre de las tortas

Por: Mariví Fierro

En su mundo, no solo se divierte trabajando, sino que juega constantemente con la creatividad y tiene asegurados buenos réditos económicos porque está consciente que jamás pasará de moda lo que hace.

“Las tortas están siempre. Después de un evento social de importancia, allí se encuentran. Es algo que nunca pasa”, dice el colombiano Marco Antonio López, ganador de premios mundiales por su trabajo como decorador de tortas, una actividad a la que se dedica desde hace 14 años.

Vino a Guayaquil para dictar cursos sobre la materia acompañado de Sonia Escobar, una colombiana con 30 años de experiencia en este fascinante mundo, donde la creación juega un papel protagonista, pues con ella se pueden lograr verdaderas obras de arte plasmadas en el pastel.

La novedad que traen estos colombianos radica en que difunden técnicas decorativas europeas y la llamada técnica australiana que Marco se enorgullece de enseñar.

“El sistema consiste en una cubierta que se extiende con rodillo y da la posibilidad de hacer variadas creaciones a personas con escasos recursos técnicos y creativos. Rompe totalmente con la apariencia de las tradicionales tortas de bodas”, indica.

En dicha técnica no solo se juega con las formas, sino también con los colores y sabores. Así, un cake que antaño era preparado con un solo color y gusto, ahora puede tener varios pisos de diferentes sabores y tonalidades y ser adornado con flores de azúcar.

En su recorrido por diversos países, entre ellos Estados Unidos, México, Puerto Rico, Brasil, Colombia y alrededor de 30 más, ha aprendido de las diversas culturas. En Trinidad y Tobago le sorprendió la tradición de que los invitados se sienten a una mesa con una gran variedad de tortas, o el delicado cake de República Dominicana de dimensiones muy pequeñas, en forma de tamal, tipo inglés, presentado con un moño cubierto con tela tul, al que denominan Bolo negro.

López también toma inspiración de la naturaleza, como en su galardonado cake del Fondo marino, o aquellos más evocativos y románticos como el Lago de los cisnes.

Comenta además, que ya están desactualizadas algunas técnicas decorativas como el pastillaje que es una pasta para modelar a base de azúcar y gomas naturales. Ahora se emplea pasta de goma que es elástica, dúctil y da una apariencia natural a las formas.

Su encuentro con el país
Marco Antonio llegó a Guayaquil desde Colombia cuando tenía 19 años, en 1972. Poco a poco se fue involucrando en el mundo decorativo, primero como artesano, trabajando la madera, pintando sobre tela y porcelana hasta que desarrolló y dio a conocer en América Latina la técnica decorativa denominada porcelanicrón, que es una pasta de secado al frío a base de maicena y pegante blanco, no comestible, usada para confeccionar recuerdos y apliques.

En Quito fundó el Atelier Marco Antonio en 1978 que funcionaba como centro de formación artística en técnicas de decoración de artesanías. Pero su sello de presentación es la marca New Cake que produce accesorios decorativos para tortas, y además exporta a Japón, Estados Unidos e Inglaterra algunos elementos destinados a la confección de la masa para torta producidos en Colombia y Guatemala.

Todo su logro profesional –afirma López–  se lo debe a Ecuador, desde el primer día en que le abrió las puertas.

Divorciado, con cuatro hijos y cuatro nietos, asegura que su mayor inspiración y su sostén emocional para seguir adelante en lo que hace es su compañera Sonia Escobar, a quien conoció en un encuentro que fue “mágico”, y que le comprobaba una vez más que las cosas que son para cada ser humano se presentan en el momento indicado. “Yo funciono en el campo del diseño, mientras que ella plasma mis creaciones”, dice.

“Pensar con la razón y no solo con el corazón, ayuda a no cometer errores”, también manifiesta. Sin duda necesita esa cabeza fría, y unos toques de sensibilidad para planificar, visualizar y hacer realidad dulces obras de arte.

Entre los premios que ha recibido están tres medallas de oro y una mención de honor recibida en el Jacob Center de Nueva York y entregadas por la Academia Culinaria de Francia. Junto a Sonia fue invitado por la prestigiosa escuela culinaria Peter Komps, en Manhattan, Nueva York, y han obtenido cinco medallas en la convención regional de decoradores de cake, Ices.

En un libro que está escribiendo y que se comercializará en Ecuador en dos meses más, dará a conocer todas sus técnicas y los cambios que actualmente se dan en el ámbito de la decoración de tortas, entre los cuales, indica, están los de realizar decoraciones más depuradas, sin recargos de formas y masas. López y Escobar son también demostradores invitados British Sugar Craft, el máximo evento  mundial que reúne a los mejores cultores (decoradores de tortas y expertos en moldeado) en el campo del azúcar.

Errante por el mundo, dictando cursos y haciendo lo que más le gusta, no conoce lo que es estar en un espacio encerrado con un computador, fax y teléfono, sino que lleva su  laptop (computadora portátil) por todas partes desde donde se comunica con su oficina central en Miami. Luego de esta entrevista partía para Las Bahamas, y lamenta no haber podido asistir a un evento de cultores en África al cual fue invitado, porque tenía algo más importante que hac er: asistir al nacimiento de su último nieto.
Más información sobre su trabajo visite la página web www.newcake.com

Especial

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.